Gastos de envío GRATIS* a partir de 60 € ¡Que aproveche!

¿Cómo quitar las manchas de vino? Las 9 técnicas más efectivas

Disfrutar de una copa de vino es uno de los mayores placeres que podemos traer a nuestros sentidos. Al beber vino tinto, se activa todo el mecanismo receptor sensorial. Cuando podemos apreciar todos los matices de los vinos de alta calidad, el olfato y el gusto son los dos sentidos clave, pero nuestro primer contacto con el producto será a través de la visión. Intensidad, claridad y lo más importante el color son las tres principales características con las que podemos distinguir el vino a través de nuestros ojos.

Centrándose en el color, juega un papel clave para disfrutar del placer visual de un vino de alta calidad. Pero cuando vemos vino derramado sobre nuestra ropa favorita, este placer a veces puede convertirse en una pesadilla.

A continuación, veremos algunos consejos para quitar las manchas de vino tinto y hacer que nuestra ropa o manteles luzcan como nuevos. Consejo: intente lavar la ropa sucia lo antes posible. Cuanto más tiempo dejamos pasar, más oportunidades hay de arreglar la mancha en la tela y más difícil es quitar la mancha. ¡Empezamos!

  • Sal de mesa

Como dijimos, el tiempo que dejamos pasar desde que ocurrió la mancha es crucial. Siempre es más fácil tratar las manchas de vino recientes que tratar de eliminar las manchas de vino después de que el líquido se haya secado. En este sentido, una de nuestras primeras reacciones a las recientes manchas de vino suele ser la de recurrir a la sal de mesa. Algunas personas sugieren agregar un poco de sal directamente a las manchas de vino, pero la sal común no puede eliminar las manchas de vino. Pero esta no es una reacción del todo inútil, porque la aplicación de sal directamente sobre la mancha comestible ayudará a absorber el agua del vino más rápidamente y evitará que se extienda por la tela. En cualquier caso, si añadimos sal a la mancha, no queremos dejarla por mucho tiempo, porque puede resultarnos perjudicial, e impregnar la mancha con mayor fuerza.

  • Vino blanco

Independientemente de si se ha utilizado sal recientemente, para eliminar las manchas recientes de vino tinto, la mejor opción es empapar el área manchada con vino blanco. Los taninos del vino blanco ayudan a neutralizar las manchas provocadas por los taninos en el vino tinto, por lo que utilizar vino blanco sobre las manchas será siempre nuestra primera opción. Debemos mojar un paño limpio o una esponja en el vino blanco, y luego golpear la zona manchada. Debes evitar en lo posible limpiar la mancha para evitar que la mancha se extienda, por eso lo mejor es humedecer el vino blanco poco a poco en lugar de limpiarlo directamente. Luego, deja actuar el vino blanco unos minutos, y finalmente lava la ropa afectada con agua y jabón.

  • Bicarbonato sódico

Como complemento, podemos agregar la aplicación de bicarbonato de sodio al método anterior. Para ello, una vez que la zona manchada se empapa con vino blanco y se deja actuar un rato, se le aplica una pasta espesa a base de bicarbonato y agua. Dejamos actuar la mezcla durante varias horas, siempre asegurándonos de que la zona permanezca húmeda, y luego seguiremos lavando la ropa con normalidad.

La técnica para eliminar las manchas de vino se basa en la fuerte adsorción de sodio en bicarbonato de sodio (no confundir con absorción). Esta cualidad permite que ciertos compuestos de sodio atraigan y retengan diferentes partículas gaseosas, líquidas o sólidas disueltas en su superficie. De esta manera, el bicarbonato de sodio puede capturar las partículas de vino de la tela manchada, manteniendo la ropa limpia.

  • Leche

Una vez que las manchas de vino están secas, es más difícil quitarlas. Sin embargo, hay algunas formas de lidiar con ellas.

Uno de los métodos más eficaces es tratar la ropa manchada con leche. Para ello, calentamos la leche en un recipiente y luego ponemos la ropa en remojo. Dejaremos actuar la leche el tiempo necesario hasta que veamos adelgazar la mancha. Cuando esto sucede, podemos lavar la ropa de la forma habitual.

  • Dilución de agua oxigenada y amoniaco

El método anterior debería ser suficiente para eliminar la mayoría de las manchas de vino tinto que encontramos. En cualquier caso, si la mancha no desaparece, o se trata de una mancha especialmente duradera, sin duda existe un método más agresivo que puede funcionar. Para eliminar estas manchas especialmente difíciles, prepararemos una solución en las siguientes proporciones:

5 partes de agua.
1 parte de agua oxigenada.
4 partes de amoníaco.

Revolvemos la mezcla e introducimos la ropa contaminada. Lo remojamos durante varias horas y luego lo enjuagamos con abundante agua. Una vez finalizada esta operación, podemos lavar la ropa de la forma habitual.

  • Agua oxigenada y detergente líquido

Otra técnica muy eficaz para limpiar las manchas de vino es utilizar una mezcla en la que volveremos a utilizar agua oxigenada, esta vez con jabón líquido o detergente líquido. Para ello, mezclaremos agua oxigenada y jabón líquido para lavar ropa al 50%. Aplicamos la mezcla sobre la mancha y la dejamos actuar unos minutos. Luego, continuaremos lavando la ropa de la forma habitual. En este caso, debido a su excesivo poder oxidante, volvemos a recurrir al agua oxigenada. Al oxidar una sustancia, lo que estamos haciendo es “robar” electrones de los átomos que forman el átomo. Estos electrones son muy importantes a la hora de colorear las sustancias y materiales a los que pertenecen. Lo logran “capturando” una cierta cantidad de energía de todo el espectro de luz blanca que cae sobre él y repele el resto. Por lo tanto, dependiendo de la longitud de onda de la luz “atrapada” por estos electrones, también lo hará el color proyectado por el material o sustancia que contiene los electrones. De esta forma, al oxidar manchas de vino, lo que estamos haciendo es evitar que sus electrones absorban la luz, por lo que reflejarán todo el espectro, y nuestros ojos la percibirán como luz blanca. O dicho de otra forma, blanquearemos las manchas de vino.

Pero ojo, porque el poder blanqueador del agua oxigenada también afecta a los tintes de los tejidos que queremos limpiar. Por lo tanto, es preferible usar un método de limpieza que use agua oxigenada solo en ropa blanca o telas de colores claros. También debemos hacer esto en un corto período de tiempo para no dañar nuestra ropa o manteles.

  • Agua hirviendo

Si el tejido manchado de vino forma parte del mantel resistente, podemos tratarlo con agua hirviendo. Para ello, herviremos suficiente agua para empapar la parte sucia de la tela. Pondremos la ropa en un recipiente con agua y la dejaremos funcionar. También podemos añadir un poco de jabón líquido al agua hirviendo para ayudarnos a eliminar las partículas de vino. Cuando el agua pierde su temperatura, podemos seguir lavando con normalidad.

  • Vinagre blanco y detergente líquido

El vinagre blanco también tiene propiedades bloqueantes y limpiadoras. Mezclarlo con detergentes líquidos ayudará a neutralizar los pigmentos propios del vino, principalmente pigmentos rojos y morados. Para acelerar el proceso químico de limpieza de las manchas de vino, podemos calentar ligeramente la solución de vinagre blanco y jabón líquido para que la capacidad limpiadora de la mezcla sea más eficaz. Después de dejar que nuestra solución actúe directamente sobre la mancha durante unos minutos, podemos seguir lavando el tejido de la forma habitual, preferiblemente con agua caliente.

  • Lejía

Las propiedades blanqueadoras de los agentes blanqueadores son bien conocidas. No en vano, es un producto de limpieza y desinfección que se utiliza a menudo en procesos domésticos e industriales. La lejía doméstica es un compuesto de hipoclorito de sodio diluido en agua en una proporción del 5% al ​​10%, por lo que en este caso volveremos a beneficiarnos de la capacidad de adsorción de las partículas de sodio. Además, el blanqueador también es un compuesto oxidante muy potente, que como ya hemos visto favorece el blanqueamiento de sustancias y materiales.

El uso de lejía para quitar las manchas de vino solo se puede utilizar como último recurso, ya que es un método muy agresivo y agresivo en los tejidos. Solo lo usamos para ropa blanca y duradera, porque si lo usamos para ropa de colores, es casi seguro que eliminaremos el tinte de la tela. Para mejorar la seguridad, podemos aplicar lejía diluida en agua directamente sobre la ropa. Actuaremos sobre ella durante unos minutos, y luego limpiaremos la pieza de la forma habitual.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que estos métodos de limpieza están pensados ​​para el tratamiento de tejidos blancos, al aplicarlos sobre prendas de colores se debe tener especial cuidado para no quitar el tinte del tejido. En caso de duda, antes de aplicar nuestra solución a la mancha, no olvide comprobar siempre la etiqueta del fabricante y realizar la prueba en un área poco visible de la ropa.

Al degustar vino tinto, ya no tenemos que preocuparnos por nada. Si no es así, siempre podemos optar por un vino blanco de gran calidad, que ciertamente no hará mucho daño a nuestra ropa favorita. ¡salud!

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies no-artesanas. Puedes ver aquí la Política    Ver Política de cookies
Privacidad