Gastos de envío GRATIS* a partir de 60 € ¡Que aproveche!

¿Ya sabes que la miel es buena para tu salud y la de tu familia?

Te invitamos a conocer por qué esta comida es nuestra comida favorita para cuidar tu salud.

Los beneficios de la miel: el regalo de las abejas

La miel es uno de los productos naturales más utilizados, especialmente en el cuidado del hogar, porque sus increíbles propiedades aportan grandes beneficios al organismo.

Este es uno de los productos más valiosos que han existido en la vida humana desde la antigüedad.

Este es un alimento que es ampliamente conocido por su atractivo color y sabor, e incluso se usa ampliamente como afrodisíaco.

Si se combina con la superpotencia científica que posee, su encanto eventualmente nos traerá problemas. Por ejemplo, tiene una composición química inusual que puede mantenerlo fresco y no deteriorado.

Además, su humedad extremadamente baja y su fuerte acidez lo hacen inadecuado para bacterias y microorganismos.

Debido a todas sus ventajas, la miel se ha utilizado ampliamente como tratamiento médico durante miles de años, por lo que ha existido durante muchos años y puede curar todo, desde hematomas hasta cáncer.

Sin embargo, la miel tiene muchos beneficios que desconocemos, estos beneficios han sido científicamente probados o se han transmitido durante los años en que nos dimos cuenta de que efectivamente era un alimento mágico.

La miel es rica en nutrientes y contiene minerales como hierro, calcio, fosfato, cloruro de sodio, potasio y magnesio, además de vitaminas, glucosa y fructosa.

Parece que no te suena a nada, además es un complemento multivitamínico con propiedades antibacterianas y antioxidantes, y también es un alimento ideal como complemento energético.

Aumentar la memoria: uno de los beneficios más sorprendentes de la miel

Zahiruddin Othman, investigador de la Universidad de Malasia, explicó que la miel tiene muchos beneficios para las mujeres menopáusicas:

Una ingesta diaria de 20 gramos de miel durante 4 meses aumentará los niveles de azúcar en sangre, ayudará a mejorar la memoria a corto plazo y mejorará la concentración.

Por supuesto: la investigación sobre este efecto aún está en curso.

Regular el azúcar en la sangre.

Mucha gente dice que la miel puede aumentar el azúcar, pero la realidad es que puede regular el azúcar. El secreto está en el equilibrio de la fructosa y la glucosa. Cuando se consume miel, la parte de fructosa puede hacer que la glucosa sea absorbida por el hígado para formar glucógeno, que se puede utilizar en el cerebro, el corazón y los riñones. Y glóbulos rojos.

De esta manera, mejora la función de órganos y tejidos vitales, elimina la glucosa de la circulación y reduce el azúcar en sangre.

Agentes antibacterianos

Está científicamente comprobado que es un método eficaz para tratar diversas infecciones y heridas, como úlceras en pie y pierna diabéticas, lesiones o cirugías, e incluso quemaduras.

El hecho de que tenga actividad antibacteriana se debe principalmente al peróxido de hidrógeno producido por la acción de las enzimas que se producen cuando las abejas extraen el néctar de las flores.

Reducir el estrés metabólico

Independientemente de si está sufriendo estrés emocional, psicológico o físico, todo se transformará en el cuerpo con estrés metabólico.

La miel produce glucógeno en el hígado, que se convierte en reservas de energía para el funcionamiento normal del cerebro.

Por tanto, si consumimos miel antes del desayuno, antes de acostarnos, antes y después del ejercicio, tendremos reservas de glucógeno.

De esta manera, el almacenamiento de glucógeno en el hígado evitará la liberación de hormonas del estrés.

Fatiga: combatela con los beneficios de la miel

En esos días en los que realmente no puedes sobrellevar el cansancio, tu mejor forma es comer miel, porque el azúcar que contiene es muy útil para rejuvenecer tu cuerpo.

Una buena forma de lograr su efecto es beber un vaso de agua por la mañana con media cucharadita de miel y canela en polvo.

Promover la recuperación del sueño

La miel puede estimular la relajación y el sueño por la noche, porque el azúcar natural que contiene produce una pequeña cantidad de secreción de insulina, lo que facilita que el triptófano ingrese al cerebro.

Esto puede secretar melatonina, que es una hormona importante que regula el sueño todos los días.

¿Quieres dormir bien? Beba una taza de leche caliente y una cucharada de miel antes de acostarse.

Efecto diurético

Lo crea o no, si bebe una taza de agua caliente con media cucharadita de miel y canela antes de acostarse en ayunas, le ayudará a adelgazar:

La miel ayuda a reducir el colesterol malo, mientras que la canela puede eliminar el hambre.

Además, incluso si se consumen alimentos ricos en calorías, puede prevenir la acumulación de grasa en el cuerpo.

Tratar el estreñimiento

El contenido de oligosacáridos de fructosa en la miel es alto, cuando llega al colon, la fructosa se comporta como fibras vegetales, es decir, captan agua aumentando la cantidad de heces y producen gas que aumenta la fluidez intestinal. Efecto laxante suave.

Artritis

La misma mezcla de miel, agua y una cucharada de canela en polvo producirá una pasta que podrás masajear en la zona afectada por la artritis para ayudarte a aliviar el dolor porque la miel tiene propiedades antiinflamatorias.

Se recomienda hacer esto por la mañana y por la noche.

Ciclo menstrual

Otro beneficio de la miel que realmente apreciamos es que puede estimular la producción de ácidos grasos omega-6, regulando así los procesos hormonales en el cuerpo.

La miel es un producto natural con propiedades curativas, además tiene un poderoso efecto inhibidor sobre aproximadamente 60 tipos de bacterias, hongos y virus.

Debido a su amplia gama de compuestos fenólicos, péptidos, ácidos orgánicos y enzimas, su capacidad antioxidante puede resistir enfermedades.

Se considera un alimento verdaderamente saludable y seguro para niños, jóvenes y adultos.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies no-artesanas. Puedes ver aquí la Política    Ver Política de cookies
Privacidad